Nos encantaría celebrar su vida contigo.

Sabado Febrero 5, 2022  |  3:00 PM
Mosaic Church Austin
12675 Research Blvd
Austin, Texas 78759

haga clic aquí para obtener instrucciones

La familia desea que Celebración de Vida de Ignacio sea un servicio solo para adultos. Vestimenta blanca es recomendada y todos los tributos florales pueden ser enviados a la iglesia.

Si desea ayudar a proporcionar comidas o apoyo financiero directamente a la familia, haga clic aquí para visitar su MealTrain.

Obituario

“Pero no queremos, hermanos, que ignoren acerca de los que duermen, para que no se entristezcan como lo hacen los demás que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios traerá con Él a los que durmieron en Jesús.”

1 Tesalonicenses 4:13-14 NBLA

Ignacio Colmenares García, de 50 años, originario de Oaxaca, México nació el 25 de enero de 1971 en Oaxaca a Ignacio y Cristina Colmenares. Con su partida, deja a seres queridos aquí en la tierra pero se reúne con otros seres amados en el Reino de Dios.

Un esposo amoroso para Ivett, padre increíble a su hijo Ignacio e hija Christina. Abuelo a Ignacio Elias y Jayden. Hermano de Jeanette, Karina, Christian & Aldo.

Ignacio era un hombre temeroso de Dios que buscaba y amaba al Señor apasionadamente. Fue un marido comprometido a su esposa, Ivett de 31 años. Su historia de amor comenzó en la escuela preparatoria. Capturó el corazón de Ivett con su seguridad, valentía y humildad. La característica que más le encantaba de Nacho a Ivett fue su espontaneidad. Ignacio continuó llevando una sonrisa a su rostro con sus bailes chistosos y su humor. Aunque siempre estaba buscando crear un ambiente agradable, siempre se mantuvo fiel a sus creencias y era un hombre de palabra. Ignacio, o Nacho, como muchos lo conocian, era un hombre de familia. Su familia era su orgullo y alegría. Su rostro se iluminaba solo al hablar de ellos. Todos los que conocieron a Nacho experimentaron su amabilidad y unas cuantas bromas. Fue un gran líder y amigo que siempre puso a todos los demás antes que él. Su sonrisa era contagiosa. Ignacio siempre sabía cómo llenar una habitación con risa.

Nacho era un hombre al que le encantaba servir en cualquier capacidad. Ya sea que estuviera limpiando un baño, dirigiendo alabanza en su iglesia local, predicando o simplemente llevando comida a un amigo. Siempre le enseñó a su familia que el servicio es el mejor regalo.

El legado de Ignacio no se detiene aquí, pero vive a través de sus hijos y nietos. Será extrañado todos los días hasta que estemos reunidos con él nuevamente.